Ф M 2

INSTITUTO OSCAR MASOTTA

DELEGACION COMODORO RIVADAVIA

INTERLOCUTORA: DIANA CAMPOLONGO

Coordinadores locales:

José Luis Tuñón, Mario Korman

Reseña Clase Graciela Ruiz 26-7-10


El sábado 26 de junio, recibimos en Comodoro Rivadavia a Graciela Ruiz, con quien trabajamos la tercera clase del Seminario Clínico, dedicada a la condición de semblante del falo. Reseñamos algunos conceptos.


Ubicó al falo en su naturaleza, al modo de los meteoros, fenómenos situables en lo natural, en donde su aparición puede tomarse como modelo. Sigue en esto a Miller, quien subraya el dato que pone al falo en este campo: el falo es primero de la madre. El semblante es una categoría que reúne a los registros imaginario y simbólico, acotando un real. Esta relación con los tres registros fue cambiando a lo largo de la enseñanza. En un comienzo determinó lo que se ha denominado un punto de capitón, una significación acotada por la articulación entre una imagen y la formación simbólica que la sostiene.

Comenta la importancia que tuvo para una generación de psicoanalistas, el tratamiento de la sexualidad femenina en la orientación lacaniana. En efecto, la consideración de la falta como el lugar desde donde podía construirse una significación alrededor de un vacío, sirvió, para ellos, como puerta de entrada al psicoanálisis.

El cuerpo de la madre funciona como el soporte de un vacío, tanto en la imagen como en el modo en que determina su simbolización. En ese proceso el niño y la niña con sus meditaciones, van jugando su posición en relación a esa falta: su lugar en el mundo y el valor deducido, y los recursos aplicados en cada caso, para aceptar, rechazar, compensar, colmar o sostener esa falta en la madre. Pero este camino es limitado y requiere una salida; esta se puede encontrar por el lado de la promesa del padre. La promesa en un valor fálico que podría obtenerse a futuro en las encrucijadas de la castración.

En esta dirección es posible concebir a la creatividad, no ya como la elevación del sujeto, sino como un esfuerzo por remediar, por el lado del semblante, las salidas deficitarias a la castración materna. El característico déficit de los semblantes que encontramos en la psicosis o la perversión. En resumen: la falta de pene en la madre es otro modo de nombrar el descubrimiento de la diferencia sexual y sus consecuencias sobre la falta en ser. El falo a la vez que señala esa falta en ser, a la vez que le aporta una significación. De aquí que puedan hacerse equivalentes


φ ≡ $


En esta encrucijada es donde lo imaginario y lo simbólico se anudan. El fetiche como el modo de anudarlo desde lo imaginario y el fantasma donde la imagen no se sostiene sino por una frase que aparece como una valoración, una significación que la estabiliza al precio de fijarla. Se comentan luego, tanto el paradigmático ejemplo de pegan a un niño, como el caso de la joven homosexual y, en este último, el modo en que Lacan va situando los sucesivos colapsos de la identificación imaginaria. Primero a la promesa de un niño, relevada luego por otra identificación que apunta a mostrar lo que un hombre debe darle a una mujer. Se intenta restaurar así, el don falico caído. Si no falo al menos hay amor, esa es la demostración que da a ver.

Por último ser revisaron dos casos clínicos de la Revista Freudiana, donde pudo verse el valor clínico de las soluciones que se encuentran más allá o más acá del padre.

Agradecemos a Graciela su dedicación, claridad y calidez.


José Luís Tuñón

IOM. Comodoro